Celebramos juntos los 10 años de Líderes

nota-lideres-002

La especialista en educación Paola Delbosco es capacitadora del Proyecto Líderes desde sus comienzos. Basándose en su experiencia, define al programa como un “un inmejorable espacio de encuentro con personas valiosas que te permiten seguir creyendo en el país”.

Entrevista a Paola Delbosco

nota-lideres-002-Paola-del-Bosco“Las cosas grandes no se hacen en solitario”

Paola Delbosco es italiana radicada en la Argentina, doctora en Filosofía, profesora universitaria, investigadora de cambios políticos y culturales, madre de 9 hijos, con vocación de ayuda a madres jóvenes que desean conciliar la maternidad con el trabajo y especialista en educación en valores. Como si fuera poco, también, es coautora de siete libros, entre los que se destacan  “Integridad, un liderazgo diferente” (2007) y “Dar sentido a la empresa” (2010).

Forma parte del equipo de capacitadores de Proyecto Líderes desde hace diez años y en esta nota cuenta por qué siente orgullo de pertenecer al equipo, ofrece una definición de líder y habla acerca de los casos que le impactaron a lo largo su trayectoria en el programa de CREA.

¿Cuán líder te sentís en tu vida y en qué áreas tenés este rol?
No soy una gran planificadora de absolutamente nada, pero frente a  los problemas concretos, de todo tipo, se me ocurren soluciones; esta particularidad, unida a una cierta facilidad para establecer nexos con las personas, me ha abierto espacios de intervención. Creo que cumplo una cierta función de liderazgo en la orientación de las madres jóvenes que quieren conciliar su proyecto familiar con su profesión.

¿Cómo fue tu experiencia estos diez años en Proyecto Líderes?
Líderes me entusiasmó de entrada, porque lo vi como una respuesta concreta a la necesidad de liderazgo en distintos ámbitos, pensando en esa "Argentina posible" del Congreso Nacional CREA que fue su incubadora. Lo que percibí de entrada es la riqueza de las personas en sus iniciativas, su generosidad, su actitud de servicio, sus ideas innovadoras, su coraje.

Con muchas de las personas que pasaron por el programa mantengo una relación de amistad y cooperación, o las vuelvo a encontrar en nuevos escenarios siempre conectadas con proyectos de promoción y crecimiento. Estoy orgullosa de pertenecer al equipo y considero que se trata de una experiencia que, además de ofrecer herramientas conceptuales y entrenamientos útiles, también es un inmejorable espacio de encuentro con personas muy interesantes y valiosas que te permiten seguir creyendo en el país.

¿Qué es un líder para vos?
Voy a decir la definición que me dio un participante en una de mis capacitaciones: “Él (dio el nombre de un supervisor)  fue un líder para mí porque los méritos los atribuía a todo el equipo, mientras los errores los consideraba propios”. Es la definición de magnanimidad. Un líder es alguien que ve como posible una meta favorable para todos y por eso lo siguen. Ver la meta como posible despeja también los caminos de acceso.

¿Hay algún líder que te haya impactado?
Uno que me impactó mucho fue el caso de Tobías, el Ángel Negro, un camillero analfabeto -hasta que Pablo Corradi le enseñó a escribir-, que había armado una red de distribución de alimentos en las sierras cordobesas: un grande. El otro ejemplo es Daniel Cerezo, con el que sigo intensamente en contacto, que nos inspira con su historia y que sigue en el  ruedo imaginando actividades y conexiones que solo él logra realizar. Pero son solo dos ejemplos de muchos. Es importante saber que las cosas grandes no se hacen en solitario: uno necesita de los demás y los demás necesitan del líder para ver lo posible.

Cerrar
*/