2º Congreso de Educación

compromiso home educrea 2-congreso

La revolución de la siesta en Lincoln

Bajo el lema “Pasión por Enseñar. Pasión por Aprender”, el 21 de febrero un nuevo Congreso de Educación reunió a la comunidad educativa, padres, actores sociales, políticos y de la producción agropecuaria en la ciudad de Lincoln.

El congreso comenzó a gestarse el día después de finalizado el primer congreso. Quienes participaron de aquella primera experiencia, aportaron sus ideas e inquietudes que llevaron a la consolidación de una propuesta superadora e innovadora que dio vida al segundo Congreso de Educación. A partir de la participación activa de más de 400 docentes y organizado en exposiciones y  siete talleres, el congreso movilizó a toda la comunidad local y revolucionó la hora de la siesta. Por las calles de Lincoln se podían ver docentes yendo y viniendo, disfrutando y compartiendo ideas. Apasionados por su profesión, proyectaban lo que serían sus próximas clases.

Un abanico de nuevas oportunidades
En cuanto a la temática abordada, el congreso se propuso ir un paso hacia adelante y profundizar el mensaje de las tecnologías como una herramienta más en el proceso de enseñanza que los docentes deben considerar al momento de diseñar la estrategia pedagógica. Para ello, el congreso contó con especialistas que tienen en sí mismo una fuerte pasión por transferir conocimientos. Sus exposiciones ayudaron a vencer el miedo hacia los cambios que la tecnología incorpora a gestión educativa y los procesos de aprendizaje, donde los roles de educador y alumno ya no forman parte de una estructura rígida, sino que el conocimiento es compartido. Frente a esta nueva realidad, el educador es quien, indefectiblemente, guía el proceso de aprendizaje, se nutre del conocimiento de los alumnos y lleva adelante la fundamental tarea de generar identidad y sentido de pertenencia: “Lo que da raíces en los lugares es la maestra” expresó  Mamerto Menapace al cierre del congreso.

El Congreso fue un paso más hacia la mejora de la calidad educativa y la construcción de capital social. Si  algo quedó claro es que hay una enorme voluntad de avanzar, porque para poder vencer el miedo hay que tener pasión por lo que se hace.

Cerrar
*/